Bogotá, un « sistema municipal de cuidados » que da prioridad a las mujeres

Claudia López, primera mujer alcaldesa de Bogotá

Miriam Sánchez, de 41 años, se levanta cada día a las cinco de la mañana para preparar el almuerzo que dejará listo para recalentar, hacer la colada de la familia, asear a su suegra de 96 años, vestir a su pequeña de dos años y servir el desayuno. A las ocho y media, Miriam toma el autobús para acudir a la peluquería en la que trabaja. El sábado, entre limpiar e ir al mercado, va al terapeuta con su marido, que, víctima de un accidente hace siete años, ya no puede trabajar.

« En Colombia, las cargas sociales recaen en gran medida sobre los hombros de las mujeres » resume Claudia López, alcaldesa de Bogotá (más de 8 millones de habitantes). « Son ellas las que se ocupan de los niños, los enfermos y los ancianos ». Inaugurado el octubre pasado en plena pandemia, el Sistema Distrital de Cuidado (SIDICU) pretende reequilibrar la carga entre estas mujeres « cuidadoras », los hombres y los poderes públicos, « para que estas puedan por fin ocuparse de sí mismas », precisa López, primera mujer en ocupar la alcaldía de la capital colombiana, Bogotá, que se hizo con el galardón Wellbeing City Award 2021, convirtiéndose así en « la » Ciudad del Bienestar.

Liberar a las mujeres del trabajo doméstico

Diana Rodríguez, responsable de la Secretaría Distrital de la Mujer nos lo explica: « Liberar a las mujeres del trabajo doméstico en los sectores populares es darles la opción de terminar sus estudios o recibir formación profesional, hacer yoga o aprender a montar en bicicleta, una habilidad que supone una autonomía increíble ».

Según la Encuesta nacional de uso del tiempo (ENUT) de 2017, en Colombia nueve de cada diez mujeres dedican de media cinco horas y media diarias a las tareas domésticas no remuneradas. « Tareas sin las cuales ninguna sociedad podría sobrevivir y que, de ser tomadas en consideración en el mercado laboral, representarían un 13% del PIB de la ciudad », puntualiza la página web de la alcaldía. Las feministas exigen desde hace mucho que la sociedad y las instituciones reconozcan el trabajo doméstico no remunerado y que se integre en las estimaciones de los economistas y en las políticas públicas.

Poder acceder a todos los servicios a pie a menos de 800 metros

En Bogotá, el Sistema municipal de cuidados ofrece a las mujeres momentos de descanso.

En los confines de Bogotá, en el sector de Bosa, el Centro de desarrollo comunitario (CDC) es uno de los cuatro « puntos de anclaje » del sistema, ya operativo. « La idea es que las usuarias puedan acceder a pie a todos los servicios propuestos, es decir, que estén a 800 metros como máximo de sus casas », añade Rodríguez, según la cual « la voluntad de centralizar y organizar todo el sistema de cuidados a nivel de los barrios es la innovación más interesante del sistema ». La alcaldía prevé inaugurar 19 « barrios de cuidados ». Según el nuevo plan de urbanismo, en proceso de aprobación, los barrios de cuidados articularán parte de la organización territorial de la ciudad.

Il vous reste 54.87% de cet article à lire. La suite est réservée aux abonnés.